Seguidores

sábado, 30 de abril de 2011

Desayuno con diamantes (1961).









Truman Capote, el autor de la novela en la que se basa "Desayuno con diamantes", imaginó originalmente a Marilyn Monroe para el papel principal de la chica de vida alegre Holly Golightly, pero su profesor de arte dramático vetó la idea, dado que la Monroe se hallaba inmersa en un proceso de cambio de imagen, el papel no resultaría apropiado para ella. Hoy en día, es incluso difícil imaginar en ese papel a alguien que no fuera Audrey Hepburn... un papel que hizo tan bien...

En la novela de Capote, Holly es claramente una call gril, pero como la versión se rodó en 1961 cuando semejantes asuntos eran la pesadilla de los censores, la Holly de la película se describe como una muchacha bohemia que vive de los regalos de los caballeros ( y digo yo jajaja... por lo de la censura... bueno, sigo). En el mismo edificio vive el escritor Paul que no la juzgará, cómo para hacerlo cuando a él también lo mantiene una benefactora con quien mantiene una relación, escritor que acabará enamorándose de tan singular vecina.

¿Qué no olvidaremos de esta película?... a Audrey con su vestido de Givenchy negro, perlas y enormes gafas de sol... la magnífica banda sonora, el tema "Moon River" compuesto por Henry Mancini que la protagonista se empeñó en que formara parte de la película y que ganó el Oscar a la mejor canción y a la mejor banda sonora... al pobre gato mojado... y cómo no, uno de los dramas románticos más deliciosos e inolvidables de Hollywood.

12 comentarios:

  1. Extraordinaria la película y no menos el vídeo que has puesto. Uno se retrotrae a aquellos años maravillosos... El gran cine clásico... Lo que yo no tengo claro es la correspondencia de la novela de Truman Capote - gran escritor, por cierto - con la película. Creo que Audrey se negó a encarnar la figura de la novela y resultó otra cosa, porque Audrey no representa en absoluto a una chica de "vida fácil". Más bien es algo refinado e inocente...

    ResponderEliminar
  2. Es preciosa. Y que pena me da pensar en el pobre George Peppard, muerto prematuramente después de acabar actuando en bodrios como "El Equipo A". Cosas de la vida.

    ResponderEliminar
  3. Sin duda tienes un gusto exquisito.
    Y estoy de acuerdo con mi tocayo Rubo.

    ResponderEliminar
  4. Audrey era encantadora, elegante , moderna y bellísima, nadie mejor que ella para interpretar este papel; pero siempre nos quedará la intriga de saber, que tal hubiera quedado la eterna Marilyn en la piel de Molly..sin duda también hubiera estado exquisita.Un beso

    ResponderEliminar
  5. Maravilloso homenaje a una obra maestra. Nadie sera capaz de sacar a Audrey tan bella como en esa magistral película. Con tu permiso, enlazo con una entrada que escribí en honor AL MAESTRO Edwards:

    http://superehore.blogspot.com/2010/12/los-desayunos-ya-no-seran-lo-mismo.html

    Perfecta tu entrada!

    ResponderEliminar
  6. Una excelente película que vi después de leer la historia de Capote, por lo general los filmes no llegan a la altura del libro, pero en este caso la producción cinematográfica estuvo en el mejor nivel.
    Un cariño.
    Humberto.

    ResponderEliminar
  7. AUDREY RULES.
    PD: NO ME HE OLVIDADO DE TI ¿Y TÚ?

    ResponderEliminar
  8. NO recuerdo haber visto la película, pero al ver el video que nos regalas, presiento que ha sido algo maravilloso, escuchar el moon river y ver la incomparable belleza de Audrey, simplemente oprime de una nostalgia lejana el corazón, como si hubiera pertenecido de alguna forma a ése tiempo que se perdió. ¿Será la música? ¿Será la Hepburn? o quién sabe algo que la emoción me trae clandestinamente algo que debí, tras la muerte borrar. Un gran abrazo. He bajado la canción y desde éste momento forma parte de mi colección. ¡Gracias! por la emoción de éste indescriptible momento.

    ResponderEliminar
  9. ¡Que buenos recuerdos todas estas pelis!

    ResponderEliminar
  10. Vaya, pensaba escribir un post sobre esta película, porque justo este año se cumple el cincuentenario de la cinta. Decir que, como bien dices, nadie se imagina ya Desayuno con diamentes sin Hepburn. La actriz y la película se convirtieron en icono a la vez. Un saludo.

    ResponderEliminar
  11. Anoche vi la película, sin ser perfecta se deja ver, Audrey es encantadora.

    ResponderEliminar